miércoles, 9 de febrero de 2011

Carlos Ponce le mojó la oreja a Marchioni, éste le contestó: "¡compañero!"

Populardesanluis@yahoo.com.ar
Compañero:
Lamento que haya dado a publicidad su respuesta a mi Carta Abierta. Me obliga a responderle.
Es evidente que todo escrito es interpretado según la óptica y pensamiento del lector. Y no siempre éste coincide con lo que verdaderamente desde el concepto quiere expresar quien escribe. Esto no es un juego de palabras, ni pretende ser justificación de nada. Simplemente la intención es precisar alguna aclaración que el receptor no ha podido discernir.
Créame compañero que me he sentido, diría, sorprendido ante su interpretación que, creo percibir, errónea y defensiva.
En primer lugar le digo que el contenido de la carta abierta, refleja mi pensamiento político, el cual no es nuevo, sino que viene formándose de aquella década que para la historia del país resultara tan cara en términos de generación, ya que lamentablemente sufrimos la sangría de muchos de nuestros coetáneos, sumando desaparecidos, presos, muertos y exiliados externos e internos.En mi caso contabilizo siete años y medio en la cárcel y muchos más de exilio interno luego de haber recobrado la libertad. Sin embargo nada conmovió mis convicciones, más allá del lugar donde transitaron mis pasos. Esto viene por la duda planteada esi era PI o donde me ubicaba políticamente en este momento. Creo que mi identificación en convicciones supera ampliamente el mezquino encuadramiento en cualquier organización o partido. Sin embargo sí creo en la contribución a pensamientos y proyectos que superan su propio origen. Y esto es el kirchnerismo, que sin dudas reporta a una base peronista, pero lo trasciende con un sentido y accionar que incluye a todos cuantos profesan vocación por la liberación del hombre, vocación que ponga a éste como sujeto en el centro del debate y como destinatario de toda su acción. Tanto Néstor como Cristina son contestes en afirmar lo que digo: Néstor desde la conformación del Frente para la Victoria o desde la convergencia y transversalidad, que luego siguió Cristina. Es decir, Compañero, que desde hace treinta y siete años nunca me he apartado de lo que creo y es convicción, y desde ese lugar me atrevo a emitir opiniones sobre nuestra realidad política nacional y provincial. Además por la experiencia concreta de militancia sumada a la experiencia concreta de gestión en dos períodos muy caros a la gesta de la autonomía municipal: haber acompañado desde la convocatoria hasta su último día a quien fue el intendente que se paró frente al poder omnímodo de los Saa, y haber sido partícipe de las grandes jornadas de lucha por mantenerla en la gestión siguiente, encabezada por un ingeniero, me da alguna autoridad que se sustenta en una coherencia que no todos en San Luis pueden exhibir. Quizás por la tentación de otros intereses o quizás por no tener las convicciones suficientes. Cada uno sabe donde está parado en el largo camino que lleva esta película.
Pero lo que quiero decir fundamentalmente compañero, es que del análisis propuesto en la Carta Abierta se desprende claramente la intención de poner en acto todo aquello que en determinadas circunstancias no pasan de los discursos. Y San Luis merece superar la indefinición que hace que no se pueda superar un modelo provincial causante de un gran daño a la población. Y ello sólo se supera contraponiendo al modelo provincial el proyecto nacional, el cual NO SOLO HAY QUE DEFENDER SINO PONER EN ACTO CON ACCIONES CLARAS Y SIN DOBLECES.
No será con enjuagues que pudieran realizarse con otros actores ANTIPROYECTO que saldremos del laberinto que nos tiende el Saísmo luego de 27 años de vigencia. Sólo será posible si conjugamos desde la mirada del proyecto nacional una fuerza coherente, articulada, de convicciones, cómo se podrá lograr. Y hoy es necesario entonces que todos que de algún modo estén ocupando lugares electivos o de gestión pongan todo su esfuerzo en la discusión, debate y articulación de las mejores acciones para sostener el proyecto y derramarlo en la provincia...Y en ese debate -de cara a la sociedad y de la militancia- no pueden estar ausentes las personas que hoy -cuestionados o no- son referenciados como protagonistas del proyecto...De allí la referencia a algunos apellidos, los cuales lejos de ofender debería considerarse un honor, por cuanto debiera partir de allí el ejemplo y la apertura para que el pueblo se sume con decisión a un proyecto que los contenga...
Lamento compañero, la interpretación erronea del mensaje...no me caben dudas que con esta contestación el asunto queda aclarado y saldado...
Un abrazo.